HAY PASOS QUE PODEMOS TOMAR. SEIS PARA SER EXACTOS.

  1. Solicita ejemplares de este DVD y hazlos llegar a tantos profesionales de la salud y abogados como sea posible. Amigos, familia, grupos de activistas y responsables de las políticas gubernamentales también deberían obtener una copia.
  2. Si te enteras de cualquier efecto secundario adverso de la TEC, asegúrate de que este sea reportado a tu organismo regulador nacional. También puedes hacer un informe confidencial a CCHR.
  3. Informa a tus senadores y congresistas de la necesidad de una reforma de la ley de la salud mental. Que el pleno consentimiento informado debería ser mandatorio para cualquier persona que se considere mentalmente enferma y un candidato para cualquier tratamiento de salud mental. Insiste en una prohibición permanente de la TEC.
  4. Las agencias reguladoras y los consejos que gobiernan a los psiquiatras y profesionales de la salud mental pueden investigar y revocar la licencia de un profesional de la salud para practicar en casos severos de negligencia, mala praxis y abuso. Presenta tales quejas ante estos organismos para exponer las violaciones del código de práctica por profesionales de la salud.
  5. Los psiquiatras no limitan su abuso de los pacientes a la terapia electroconvulsiva. Si sabes de algún psiquiatra o psicólogo que ha cometido agresión sexual, irregularidades financieras, mala praxis, fraude o cualquier otro crimen, informa de esto a la policía y a CCHR.
  6. Recuerda: no hay exámenes médicos (rayos X, tomografías cerebrales, pruebas de sangre, etc.) que puedan validar cualquiera de las declaraciones de la psiquiatría. Sin embargo, los doctores legítimos tienen muchas pruebas científicas que pueden detectar enfermedades físicas sin tratar que se manifiestan como una “condición psiquiátrica”. Si tú o alguien que conoces está experimentando trastornos mentales, asegúrate de que reciba un examen médico no psiquiátrico completo.